Cristales para ventanas

Si nuestra prioridad es aislar la vivienda del frío con cristales para ventanas y así ahorrar durante los meses de invierno, tenemos la opción de apostar por las ventanas con aislamiento térmico reforzado, es una de las mejores opciones para conseguir un alto ahorro energético y además, un ahorro en lo que a la economía doméstica se refiere. Nuestra factura a final de mes nos lo agradecerá. En definitiva, unos buenos cristales, de calidad, nos aportan una óptima sensación térmica en invierno. En verano, reducimos a la mitad la entrada de energía solar directa con este tipo de materiales, respecto a un doble acristalamiento básico.

Y para los meses más calurosos del verano podemos utilizar un vidrio con doble acristalamiento con unos beneficios que aportan control solar, convirtiéndolo en una solución perfecta para casas con orientación al sur. Con lo cual en verano, reducimos a más de la mitad la entrada de energía solar directa con este tipo de producto, si lo comparamos con respecto a un doble acristalamiento básico.